Cómo Afrontar la Adolescencia de Nuestros Hijos de una Forma Positiva

Quisiera comenzar dando una definición general sobre la adolescencia.

“Se define como un periodo de nuestra vida comprendido entre la aparición de ‘la pubertad’, la cual marca el final de la infancia y el inicio de la etapa adulta.”

Se pone en marcha una serie de cambios que darán paso a la definición de ciertas características físicas y emocionales. Para la mayoría de quienes tenemos el privilegio de ser padres, sin duda alguna esta etapa es la que más produce estrés, ansiedad, miedo, preocupación y confusión, tanto en nuestra persona como en nuestros hijos. En esta etapa de transición de cambios biológicos, psicológicos y emocionales en donde están en búsqueda de su identidad, se sienten presionados por los comentarios de sus compañeros y donde el sentido de pertenencia juega un rol importante en cómo nuestros hijos interactúan dentro y fuera de nuestro hogar es importante resaltar la importancia de incrementar la “conexión y el apego” desde el profundo amor que sentimos por nuestros hijos.

Es en esta etapa donde sabemos si tenemos una buena comunicación entre padre/hijo o madre/hijo que será el enlace para tener una relación de respeto, amor y confianza mutua. Hablar con nuestros hijos primeramente sobre los cambios fisiológicos que tendrán que experimentar comenzando en la preadolescencia.

Continuar con compartir las emociones que son más comunes en esta etapa, ya que se suele pensar que solo es rebeldía la que mueve la conducta de nuestros hijos. Sin embargo todo lo que pasa en su interior es más complejo de lo que podemos imaginar. Por ejemplo: Si nuestros hijos piden permiso para salir con sus amigos, no basta con decirles “no vas a salir, porque lo digo yo”. Para comenzar, el cerebro del hijo aún no se ha desarrollado lo suficiente para poder reaccionar como nosotros quisiéramos o como seria lo mas coherente.

“Los adolescentes actúan a traves de la emoción y no de la razón que es lo que como adultos usamos para la toma de decisiones. Solo porque nuestros hijos en ciertos momentos no compartan nuestras mismas ideas o no esten de acuerdo con los correctivos de los que son acreedores, no quiere decir que están en contra de nosotros o que nos odian.”

Aunque en ocasiones lo lleguen a decir cosas como resultado de haberles restringido sus privilegios o negado algún permiso. Muchas de sus reacciones son impulsivas, ellos no se detienen a pensar si es lo correcto o no, para ellos nuestra respuesta negativa es “simplemente injusta”.

Como padres solemos tomar estas conductas demasiado personal, creyendo que solo lo hacen para molestarnos y llevarnos la contraria.

¿Quiere seguir leyendo y aprender más? Continuar a la página siguiente…

“Así que la primera recomendación que les doy es: No tomar sus actitudes o palabras de forma personal, reaccionan desde su cerebro emocional. Cuando estamos hablando con ellos y notas que están comenzando a enfadarse o subir el tono de voz.”

Es importante que desde el momento que comiences a entablar una plática con el, comiences a observar su lenguaje corporal, asi podras estar alerta ante cualquier indicio de molestia y podrás evitar una confrontación innecesaria. No tienes que pelear para demostrar quién tiene la razón, la lucha de poder dentro de la familia solo divide a los integrantes de la misma, de vez en cuando podemos negociar en lugar de pelear.

Otro aspecto importante que debemos tomar en cuenta es: el uso de la tecnología la cual forma parte de la vida de estas nuevas generaciones. Es necesaria la supervisión activa a nuestros hijos; tenemos que estar al pendiente de lo que hacen, con quién se comunican y restringir el tiempo que están expuestos a las redes sociales, por que pueden ser víctimas de acoso cibernético, robo de identidad, y en algunos lamentables casos del tráfico de personas y todo por evadir la realidad y sumergirse en la tecnología.

Es bueno conocer sus gustos, musica, videos, artista favoritos, videojuegos, tendencia de ropa, personas influyentes del internet a los cuales ellos admiran, etc. Es recomendable no dejar ningún vacío emocional sin llenar, ya que de lo contrario otra amenaza para su bienestar podría tomar a nuestros hijos por sorpresa; hablo de las adicciones, cualquier tipo que sea por más inofensiva que parezca a largo plazo siempre terminará quitando ese brillo de luz que irradian los jóvenes en esa etapa.

“Siempre que nuestros hijos salgan con sus amigos o los inviten a una fiesta es necesario saber la direccion del lugar, tener a la mano los números telefónicos de sus amistades más cercanas y tener claras las reglas de comportamiento/hogar que está permitido y que no.”

También deben saber perfectamente las consecuencias a las cuales se harán acreedores si quebrantan las normas. Es indispensable que uno sea constante y firme con el cumplimiento de las normas y consecuencias establecidas con anterioridad, ya que durante el transcurso de nuestra vida tenemos que regirnos por reglas, normas, que nos permiten mantener un balance dentro de la sociedad. Permitiendo así no transgredir los derechos de quienes cohabitan en nuestro entorno.

¿Quiere seguir leyendo y aprender más? Continuar a la página siguiente…

“Así que por más que nuestros hijos nos supliquen que les levantemos “el castigo” por decirlo de forma coloquial, ellos deben de estar concientes que no es por gusto nuestro o por queren arruinarles la vida, por no ser comprensivos con ellos o no dejarlos vivir su vida.”

Si no que cada acción tiene como consecuencia natural una reacción ya sea positiva o negativa segun ellos, elijan a traves de su comportamiento. Inculcarles desde pequeños que deben hacerse responsables de sus palabras y acciones. Es una etapa en la cual necesitan que estemos más cerca de ellos pero respetando su individualidad, no podemos vivir por ellos o evitar que sufran alguna decepcion amorosa, sino más bien ayudarlos a que vean qué enseñanza puede resultar de aquella situación.

“Tengamos empatía con nuestros hijos y hagamos memoria, el recordar como solíamos sentirnos en el transcurso de esa etapa, los cambios que tuvimos que pasar y las cosas que hicimos o dijimos sin pensar.”

Ser comprensivos, amorosos con nuestros hijos y coherentes con nuestros valores nos ayudará a sobrellevar positivamente esta etapa. “unamos la razón y la emoción para conseguir hijos con alta inteligencia emocional y adolescentes felices.”

Luz María León
Author: Luz María León

Luz María León L. nació en la Ciudad de México, el 27 de diciembre de 1981.Es la menor de cinco hermanos fruto del matrimonio entre el Sr. Arturo León y la Sra. Aurelia Lorenzo. Su infancia transcurrió felizmente hasta la edad de 10 años, desafortunadamente su familia se fracturo al separarse sus padres. Continuo con sus estudios a nivel secundaria hasta finalizarlos. Posteriormente comenzó la preparatoria, sin embargo, ciertos acontecimientos hacen que su vida de un vuelco de 180°. La irreparable pérdida de su madre le cambió el panorama, dándole un giro total a su vida. Fue entonces que decidió venir a radicar a USA a la edad de 21 años. Fue aquí donde contrajo matrimonio con Jaime Martínez en el año 2004 y en el 2005 tuvo la gran dicha de convertirse en madre de su primer hijo llamado James, mientras tanto laboraba en una fábrica de muebles hasta el 2009, cuando debido a la recesión que hubo en el país se hizo recorte de personal y perdió su trabajo, pero eso a su vez le dio la oportunidad de ser voluntaria en la escuela Lincoln Elementary donde su hijo asistía al preescolar, fue ahí donde comenzó su amor...

Leave a Reply

Your email address will not be published.